Radio ONE+ 99 7

Viajes sostenibles: 12 formas para imitar y ser un mejor turista

Viajes sostenibles
Afortunadamente, hay muchas formas de explorar el mundo sin dañarlo y, a menudo, también podrás aportar tu granito de arena para apoyar a las comunidades locales (Getty Images)

Muchos de nosotros ya vivimos vidas bastante conscientes del medio ambiente. Es posible que hayas cambiado a una taza de café reutilizable o hayas tomado el transporte público con regularidad, que le hayas dicho “no” a los plásticos de un solo uso y que compren en mercados locales. Todo eso es genial, obviamente, y las empresas finalmente están cambiando lo que hacen también.

Pero una cosa que no debemos pasar por alto, y es bastante importante, es el impacto de nuestras vacaciones. Entonces, con la COP26 recién comenzando en Glasgow, ahora es un buen momento para pensar en las emisiones de carbono y los desechos y otras cosas malas certificadas producidas por la industria de viajes. Afortunadamente, hay muchas formas de explorar el mundo sin dañarlo y, a menudo, también podrás aportar tu granito de arena para apoyar a las comunidades locales.

12 consejos para tener en cuenta a la hora de planificar un viaje

1. Elegir un destino que funcione

Muchos países y ciudades están reduciendo valientemente sus emisiones de carbono. Costa Rica es un buen ejemplo, ya que ya están generando el 98% de la electricidad a través de energías renovables, además de que más del 25% de este país con biodiversidad ya ha sido declarado zona de conservación. La capital de Dinamarca, Copenhague, ha presentado dos de las iniciativas de viajes sostenibles más impresionantes de Europa para fomentar la práctica de la agricultura orgánica y construir CopenHill: una pista de esquí, snowboard y senderismo en el centro de la ciudad que transforma los desechos en energía para alimentar a decenas de miles de hogares y empresas. Además: más de dos tercios de los hoteles de la ciudad tienen un “certificado ecológico”.

2. Empacar artículos esenciales

Si planeás pasar la mayor parte del tiempo en la playa o en el mar, asegurate de invertir en un protector solar apto para arrecifes. Los ingredientes como la oxibenzona y el octinoxato pueden ser dañinos para la vida marina, por lo que es importanteelegir productos libres de químicos que no solo protejan su piel sino que también cuiden el océano. Llenar un conjunto de recipientes reutilizables con champús, acondicionadores y humectantes desde casa evitará la necesidad de plásticos de un solo uso.

Viajes sostenibles
Costa Rica genera el 98% de la electricidad a través de energías renovables, además de que más del 25% de este país con biodiversidad ya ha sido declarado zona de conservación (Getty Images)

3. Ser prudente con la ropa

Si bien puede ser tentador embarcarse en una juerga de compras antes de las vacaciones, la moda rápida es uno de los mayores dilemas de contaminación y clima que enfrentamos. De hecho, según el Foro Económico Mundial, el 73% de la ropa producida en todo el mundo termina en un vertedero. Si es posible, empacá ropa que ya tengas. Si comprás ropa que no tenés la intención de volver a usar, mantenela en buenas condiciones y entregala a un banco de ropa local.

4. Elegir trenes y autobuses en lugar de aviones

Con un porcentaje más bajo de vuelos en acción debido a las restricciones de viaje en curso, ahora tenemos la oportunidad de explorar otros métodos de transporte. Los viajes nacionales en tren y autobús pueden agregar una gran aventura a las vacaciones y son especialmente divertidos para los niños. ¿Vas a un largo recorrido? Los despegues y aterrizajes son los peores para las emisiones de carbono, así que volá sin escalas siempre que sea posible. Algunas aerolíneas, incluida Cathay Pacific, están invirtiendo en aviones y biocombustibles energéticamente eficientes, mientras que KLM ha reemplazado los viejos aviones 747 que consumen combustible por aviones de dos reactores.

Viajes sostenibles
Comer productos locales, es decir, de temporada, no solo apoya una industria alimentaria más sostenible, sino que también invierte en pequeñas empresas (Getty Images)

5. Verificar las certificaciones de los hoteles

Desafortunadamente, es fácil pegar un logotipo “eco” en un sitio web sin tener las políticas vigentes que lo respalden, pero las empresas genuinas con conciencia ambiental discutirán con orgullo sus procedimientos en línea. Reservá en resorts, hoteles y casas de huéspedes que mantengan tales medidas. Si no estás seguro de su postura, no tiene nada de malo preguntar. Algunas preguntas a considerar son:¿obtienen productos de los agricultores locales o cultivan sus propios alimentos? ¿Promueven y se asocian con empresas locales? ¿Retribuyen regularmente a través de eventos comunitarios y contratan trabajadores locales? ¿Han creado hábitats de vida silvestre en su tierra? ¿Están prohibidos los plásticos de un solo uso?

6. Mostrar respeto por la cultura local

La mejor manera de mostrar aprecio por el lugar que visita es respetando su forma de vida. Antes de ir, dedique tiempo a investigar la historia y la cultura, reconociendo tanto lo positivo como lo negativo. Cuando visite edificios religiosos, vístase apropiadamente; muchos lugares requieren que los visitantes se cubran los hombros y por encima de las rodillas. También vale la pena investigar las fechas para estar al tanto de los grandes eventos que tengan lugar durante su estadía. Por ejemplo, en partes de Malasia, Indonesia y Medio Oriente, la mayoría de los restaurantes, fuera de los centros turísticos, cerrarán durante el día durante el mes de Ramadán, mientras los lugareños ayunan.

Viajes sostenibles
La mejor manera de mostrar aprecio por el lugar que visita es respetando su forma de vida (Getty Images)

7. Comer productos locales y de temporada

Comer productos locales, es decir, de temporada, no solo apoya una industria alimentaria más sostenible, sino que también invierte en pequeñas empresas. Esta es una de las mejores formas de ser sostenible durante las vacaciones. Sumergite en la variedad de comida regional que se ofrece y disfrutá de productos frescos. Visitá mercados de agricultores, reservá restaurantes de la granja a la mesa o comé en bodegas y cafés agrícolas, incluso experimentá con frutas y verduras que nunca antes habías visto.

8. Observar la vida silvestre con un experto

Las experiencias de vida silvestre bien hechas pueden ser alucinantes. La clave es organizar su viaje con un experto en vida silvestre capacitado que conozca los hábitats locales y priorice el bienestar de los animales. Preguntar a los operadores sobre sus métodos de seguridad para la vida silvestre es clave. Aprender sobre el comportamiento y la fisiología de los animales puede ser la parte más divertida de la experiencia. Al alentar y apoyar a los guías turísticos que cuidan la vida silvestre y el medio ambiente, estás ayudando a preservar esas experiencias para las generaciones venideras.

Viajes sostenibles
Desafortunadamente, es fácil pegar un logotipo “eco” en un sitio web sin tener las políticas vigentes que lo respalden (Getty Images)

9. Apoyar a las empresas locales

No hay mejor manera de decir “gracias” que apoyando a las empresas locales. Después de todo, estas son las personas directamente afectadas por el turismo. Esto significa buscar y comprar en los mercados, reservar en restaurantes familiares y alojarse en casas de huéspedes y B&B en lugar de grandes cadenas hoteleras. Si es posible, evitá los grandes centros comerciales, los establecimientos administrados por el gobierno y las cafeterías que se encuentran en todo el mundo; ya tienen muchas inversiones en marcha. Al comprar en empresas locales, tu dinero volverá a la comunidad que te aloja.

10. Caminar y andar en bicicleta

La reducción de las emisiones de carbono es algo que todos debemos considerar, y encontrar formas alternativas de explorar ciudades y regiones es un gran lugar para comenzar. Los recorridos a pie son muy populares en Gran Bretaña, mientras que muchas ciudades europeas seguras para el tráfico, incluidas Alesünd, Aviñón, Budapest, Copenhague, Hamburgo y Helsinki, animan a los visitantes a hacer turismo en bicicleta.

Viajes sostenibles
Llenar un conjunto de recipientes reutilizables con champús, acondicionadores y humectantes desde casa evitará la necesidad de plásticos de un solo uso (Getty Images)

11. Comprar recuerdos de artistas genuinos

Los centros de viajeros a menudo están llenos de tiendas de recuerdos que venden maravillosos y coloridos regalos y recuerdos, pero la mayoría de las veces, esos productos se fabrican en masa y por personas que trabajan un máximo de horas por un salario mínimo. En su lugar, elegir comprar en los mercados artesanales, donde los artistas locales son reconocidos y pueden exhibir con orgullo sus trabajos de arte, artesanía y diseño, es una excelente alternativa. De esta manera, sabrás que estás obteniendo productos genuinos y que se le paga directamente al artista. No compres productos de origen animal, independientemente de su importancia para el área, ya que solo fomenta la idea de que los animales se pueden usar para empresas que generen ganancias.

12. Evitar el volunturismo y dominar el turismo responsable

Los proyectos de voluntariado operan pidiendo a los turistas que paguen una tarifa fija para trabajar con comunidades desfavorecidas, generalmente ayudando en orfanatos, escuelas o santuarios de animales. Desafortunadamente, se ha descubierto que muchos de estos esquemas están explotando a los lugareños desfavorecidos para mantener en marcha estos lucrativos proyectos de voluntariado, generalmente en detrimento del desarrollo de la comunidad. Es mejor invertir tu dinero en las comunidades con las que te cruzás pagando de manera justa, y sin trueques, por sus servicios.

SEGUIR LEYENDO:

5 pueblos soñados de Francia alejados de las multitudes

Una guía científica para entender qué se discute en Glasgow

Greta Thunberg: “Todos los sistemas políticos y económicos han fallado”

Archivos

Categorías